¿Cómo son tus relaciones de pareja?

Las relaciones de pareja son un tema lo suficientemente complejo como para hablar largo y tendido sobre ellas, pero voy a intentar hacer unas reflexiones que pueden hacerte ganar conciencia sobre cómo las vivimos.

la-ley-de-atraccion-y-el-amor-el-secreto-para-atraer-el-amor-y-la-pareja-ideal-a-nuestras-vidas-usando-la-ley-de-atraccion-libro-de-afirmaciones-diariasA lo largo de nuestra vida, buscamos estar en pareja con otra persona dado que todos tenemos necesidad de compañíaafecto, atención, comprensión, y también de erotismo y actividad sexual. A partir de lo que suceda en nuestro relacionarnos con esa persona, nos vincularemos más o menos, y podemos llegar a hacer planes de vida a largo plazo juntos, como crear una unidad familiar y tener hijos con el/ella.

Se habla mucho del amor, pero ¿qué es el amor? Es una pregunta complicada, y más porque muchas veces confundimos otros afectos o sentimientos con amor. Por ejemplo, podemos pelea_0tener mucho apego, entendido como la dificultad o el miedo a alejar a esa persona de nuestras vidas. A veces, la motivación real e inconsciente para estar en pareja puede no ser tan sincera como nos creemos. ¿Estamos en pareja porque queremos al otro/a realmente o porque es lo que nos han enseñado que hay que hacer, casarse y tener hijos, etc?¿Estoy en pareja porque me siento mejor si alguien me necesita en su vida?¿O quizá por una cuestión de estatus/posición social?¿Siento que si no estoy con pareja valgo menos o soy menos digno de amor, como alguien indigno/a o fracasado/a? Esto nos puede llevar a relaciones en las que lo que menos nos importa es precisamente la persona con la que estamos.

A menudo nuestra propia naturaleza neurótica hace que vivamos las relaciones de una manera en la que, lo que menos abunda, es precisamente el amor. ¿Vivo mi relación con miedo a decepcionar al otro/a, culpándome cuando “le fallo”?¿Le siento como una posesión de la cual puedo disponer, sin mirar lo que puede querer él o ella?¿Estoy con quien sea simplemente porque me aterra la idea de la soledad?¿Castigo al otro constantemente por no cumplir mis expectativas o por no ser lo que quiero que sea?

Muchos mensajes que hemos recibido durante nuestra vida sobre lo que debería ser la pareja hacen que a menudo nos veamos fotos-de-amor-las-mejores-rielviviendo estas dinámicas poco sanas. El amor tal como lo entiendo yo, debería ser una vivencia en la que estar juntos suma más que resta. Un amor sincero ve al otro como es y le acepta, no le hace cargar con nuestras expectativas ni le pone la responsabilidad de nuestra felicidad. Eso no quita que trabajemos juntos porque la relación crezca y cada vez nos hagamos más bien mutuamente. Y también que sepamos ver cuando las necesidades de ambos son tan diferentes que no se puede llegar a un acuerdo: quizá sea el momento de dejar marchar al otro, entendiendo que no es su culpa que no pueda satisfacerme y que no es un fracaso, sino el final de algo bonito que un día nos hizo felices.

A medida que uno avanza en su proceso de crecimiento personal, atrae relaciones más sanas y de más autenticidad, viviendo el amor de una forma más limpia. Y tú, ¿cómo vives tus relaciones de pareja?

 

 

Anuncios

Feliz Año 2016

Desde Gestalt Dharma queremos desearos un Feliz Año 2016, y que sea un año en el que consigáis ganar pequeñas pero importantes batallas a vuestra oscuridad, la que se esconde entre vosotros y la verdadera esencia de vuestro ser. Un nuevo año lleno de conciencia.

Como los grandes sabios de todos los tiempos nos han intentado decir, el cambio verdadero empieza cuando miramos hacia adentro. Todos queremos un mundo mejor, pero para conseguir ese objetivo el paso más firme que podemos dar es el de mejorarnos a nosotros mismos. Esta bonita canción de Michael Jackson contiene este importante mensaje también. Esta es la traducción del estribillo:

Empiezo con el hombre en el espejo
Le pregunto para que cambie su forma de ser
y ningún mensaje podía haber sido más claro.
Si quieres que el mundo sea un lugar mejor,
dale un vistazo y haz un cambio.

Película: Del revés

AVISO: Este post contiene detalles sobre la trama de la serie así que no se recomienda leerlo si no deseas que se te revele información sobre el argumento o los personajes de la obra original sin conocerla previamente.

5370_hp_FW_InsideOut_07052015ES

“Del revés” (2015) es una película de animación del conocido estudio Pixar. La película está orientada a un público infantil, pero como suele pasar con las películas de este estudio, contiene una moraleja que puede ser útil también para los adultos.

La película narra lo que ocurre en la vida de una niña de 11 años llamada Riley, tanto dentro como fuera de su cabeza. Y decimos dentro porque la característica principal de “Del revés” es que vemos como en la mente de Riley existen cinco personajes que representan sus emociones básicas (Alegría, Tristeza, Ira, Miedo y Asco) que son las que en realidad dirigen su vida. Estos simpáticos personajes actuan desde un centro de control desde el cual, al intervenir alternativamente, producen que Riley sienta una u otra emoción con las cosas que le pasan. Cada situación vivida genera un recuerdo que está marcado por una de las emociones, y al final del día, todos los recuerdos son enviados a un enorme archivo llamado “Memoria a Largo Plazo”. Los recuerdos más importantes son llamados “Recuerdos esenciales” y se corresponden a momentos clave de la todavía corta vida de Riley, tales que dieron lugar a las diferentes “Islas de la Personalidad” de la niña. Todos estos recuerdos son recuerdos marcados por la alegría.

image_8c99490a
Ira, Asco, Alegría, Miedo y Tristeza en el centro de control

El día a día del sigular equipo transcurre normalmente hasta que un día los papás de Riley deciden que van a mudarse a San Francisco. Allí, Riley se enfrenta al reto de una nueva ciudad, una nueva casa y una nueva escuela. Y de repente ve como su vida anterior se desvanece. No sólo se encuentra con esto sinó que además sus padres  no están mucho por ella a causa del traslado. En el interior de Riley, Tristeza empieza a comportarse de forma impulsiva y a teñir los recuerdos esenciales de la niña, cosa que Alegría intenta impedir. Las dos emociones se pelean y acaban accidentalmente perdidas en la zona de la Memoria a Largo Plazo, iniciando así una trepidante aventura por volver al centro de control. En su ausencia, las tres emociones restantes gestionan como pueden la situación, dando lugar a una Riley irascible, asustada y deprimida. La niña siente como está perdida y sola en esta nueva situación vital, mientras en su interior las antiguas islas de la personalidad comienzan a desmoronarse y todo el sistema está al borde del colapso.

maxresdefault (1)
Riley se enfrenta a una dura etapa: Se muda con sus padres a una nueva ciudad

Tras muchas aventuras y desencuentros, Alegría y Tristeza entienden que ambas son necesarias y trabajan en equipo para regresar a tiempo con sus compañeras antes de que la situación se vuelva irreversible. Al llegar, entienden que Riley se hace mayor y a partir de ahora su vida será más compleja, y que todas las emociones son igual de importantes: ahora, los recuerdos que se crean están marcados por más de una emoción diferente a la vez. En el mundo exterior. Riley consigue dar salida a su tristeza, explicar a sus padres como está viviendo todos los cambios, y esto permite el reencuentro de los tres miembros de la familia.

Entre el quinteto de emociones que nos presenta la película se encuentran las cuatro emociones básicas reales del ser humano: alegría, tristeza, miedo e ira. El asco sería más bien un sentimiento o estaría a caballo entre sentimiento y sensación, según la situación, aunque aquí lo introducen como emoción por necesidades del guión. Tal como la película nos cuenta, los recuerdos más marcados se crean en el ser humano asociándose a la emoción que sentimos en el momento. De hecho, particularmente importantes son los que se generan en la infancia, puesto que estos van a configurar el carácter de la persona.

Una lección importante de la película es el hecho de que toda emoción es igual de necesaria para el equilibrio de la persona. Lo más sano a nivel psíquico es que podamos transitar de forma natural y fluida entre los diferentes estados emocionales, sin intentar aferrarnos a algunos ni evitar entrar en otros. Todos tenemos, por carácter, una cierta tendencia a instalarnos en una determinada emoción. Por ejemplo, los eneatipos V y VI tienden a estar más en el miedo que en ninguna otra emoción. O por ejemplo los eneatipos II y III tienen bastante reticencia a conectar con estados “desagradables” como la tristeza o el miedo, y tienen una marcada tendencia a rechazar lo que no sea alegría.

maxresdefault
Tristeza y Alegría perdidas en el interior de Riley

El eneatipo IV, con su tendencia a la melancolía, pasa mucho tiempo en la tristeza como forma neurótica de solicitar atención. Si somos capaces de salirnos de nuestras dinámicas más neuróticas, podremos fluir con las emociones al ritmo que se van sucediendo en nuestras vidas, dando espacio a todas ellas pero sin anclarnos a ninguna. Todas tienen su función de relación con el entorno, y son el mecanismo básico que tenemos las personas para conocer en que estado nos encontramos con respecto a lo que nos pasa, interna y externamente. La alegría surge espontáneamente cuando estamos en contacto con algo que nos hace sentir bienestar. El miedo nos alerta de los posibles peligros a los que nos exponemos. La ira nos indica que algo no funciona bien y que debemos reaccionar, por ejemplo, poniendo límites a una situación. Y la tristeza suele indicarnos que existe en nosotros una carencia, algo que echamos en falta. Atender a todas ellas y estar habituado a manejarlas sin negarlas es primordial para nuestro bienestar: Por ejemplo, Riley, cuando en la película es capaz de reconocer su tristeza y expresarla a sus padres, desbloquea la situación que la mantenía aislada de ellos.

 

¿Cúal es tu nivel de autoestima?

autoestimabajaEl termino autoestima se viene empleando desde hace tiempo para indicar una cualidad deseable en las personas. Una persona con un buen nivel de autoestima tendría una cierta estabilidad emocional y una capacidad de relacionarse sanamente con los demás y con las cosas que le ocurren, de manera que se trate a sí misma con dignidad, respeto y amor.

Una autoestima baja puede tomar muchas manifestaciones, y se suele fundamentar en el hecho de que, como persona, no me trato bien a mí mismo/a en determinadas circunstancias. Por ejemplo, puedo ser una persona que no se da el derecho a equivocarse, de tal modo que si me equivoco me juzgo Autoestimaduramente. También puedo poner siempre por delante la opinión que los demás tienen sobre mí, supeditando mi bienestar a tener su aprobación. Puedo también ser alguien que me quiero o me valoro en la medida que consiga logros, posesiones o estatus, y si no los tengo, experimento un profundo desasosiego. Quizá soy una persona que me siento digna de amor en la medida en que los demás  me necesitan en sus vidas. Puede ser también que en lo mas profundo, sienta que no soy digno de amor en absoluto, haga lo que haga, y desconfíe cuando lo recibo. En el extremo, puedo tener arraigado un sentimiento muy profundo de no merecer ni siquiera existir, y por tanto me niego a recibir las cosas buenas de la vida.

autoestima (1)La baja autoestima tiene su origen en heridas emocionales que provocaron que nos creyéramos afirmaciones como las que acabo de hacer. Su sanación y por tanto, recuperar la autoestima, pasa por empezar a rechazar estas afirmaciones y tratarme a mí mismo como un ser digno de existir, de recibir amor y las cosas buenas de la vida, simplemente por estar vivo, por ser persona.

Una actitud responsable

responsabilidad-1En gestalt hablamos de potenciar la responsabilidad de la persona respecto a lo que le ocurre. Entendemos por responsabilidad el hecho de que la persona se percate de su rol activo en sus relaciones y que se dé cuenta de que de sus actos depende en gran medida como se desarrollen las situaciones que vive.

La postura opuesta a la responsabilidad es una actitud en la que nos “dejamos llevar”. Las cosas ocurren y parece que nosotros sólo somos una víctima impotente de la vida. Por ejemplo, si afirmo que estoy deprimido porque llevo una vida triste y sin alicientes. O si digo que estoy muy estresado porque tengo muchísimas obligaciones. O si victimismo-2explico que soy infeliz porque nadie me quiere. En estas afirmaciones, parecería que no puedo hacer nada para salir de estas situaciones. Esto lleva muchas veces a una imposibilidad de dirigir nuestra vida hacia adonde deseamos y a que muy probablemente no vivamos de forma plena.

Cuando nos hacemos responsables, recuperamos el poder sobre nuestros actos. Tomamos   de qué estamos haciendo nosotros para perpetuar esas situaciones que nos amargan. Aunque esto siempre supone romper con hábitos y creencias establecidas y enfrentarnos al miedo que tenemos a salir de la zona de confort. Por ejemplo, si siento que mi vida es triste, me pregunto qué estoy incorporando yo a mi vida para que deje de serlo. Si Los-retos-son-una-buena-ayuda-para-aumentar-la-autoestimatengo muchas obligaciones, evalúo porqué no puedo soltar algunas de ellas. Y si siento que nadie me quiere, observo como me quiero yo, ya que si yo no me quiero raramente podre tener una relación sana con nadie. La persona responsable sabe siempre sacar el máximo partido de las situaciones para estar mejor con él mismo/a y con su entorno.

Y tú, ¿tienes una actitud responsable?

¿Cómo cuidas de tu niño interior?

sad-child-portraitCuando nacemos, y durante los primeros años de nuestra vida, todavía no sabemos cómo estar en el mundo. Aún no hemos aprendido a relacionarnos ni a cuidar de nosotros mismos, ya que eso nos lo proporcionarán nuestros padres, educadores, y demás figuras importantes de nuestro entorno cercano. El niño llega al mundo con la necesidad de experimentar que éste es un lugar seguro, que puede confiar en el proceso mismo de la vida, que merece cariño y atenciones, que puede decir que “no” a ciertas cosas, o que no es más digno/a que otros sólo por conseguir unas u otras metas en la vida, entre muchas otras cosas.

Desgraciadamente, el proceso de crecimiento nunca está exento de momentos dolorosos en los que el niño no recibe del entorno el apoyo necesario o el mensaje que le ayudará a aprender la forma sana de tratarse a él mismo y de relacionarse: Puede acabar desconfiando de la gente, y optar por encerrarse en si mismo, o asimilar la idea de que no es merecedor de que le quieran pues sintió el abandono, o aprendió que tenía que ser el más fuerte siempre para no ser aplastado, por ejemplo. El niño aprenderá a tratarse a sí mismo como el entorno le trató originalmente al respecto de sus necesidades.

ni-os-jugando-10197Ya de adultos, ese niño o niña que fuimos sigue vivo/a en nosotros y con él sus heridas, la impronta de esa carencia que vivió en su desarrollo psíquico y emocional. Lo cual hace que de mayores, en determinadas circunstancias que se asemejan a esas escenas originales dolorosas, reaccionemos como ese niño que no tenía herramientas para afrontarlas, y revivamos la forma en que reaccionamos, haciéndonos pequeños y perpetuando nuestro dolor.

papa-e-hijo-caminando-por-la-playa-tomados-de-la-manoEs importante darnos cuenta cuando esto sucede y llamar al rescate al adulto que ahora somos, que sí que puede defenderse y cuidarse, y conseguir la relación más sana con los demás y el mundo. El adulto puede ahora acompañar al niño para que este, a pesar de sus heridas originales, pueda restablecer el amor hacia sí mismo que un día no aprendió a darse.

Y tú, ¿cuidas de tu niño interior?

El juego de los roles

shutterstock_248269003Si prestas atención, es probable que descubras que, sin saber muy bien porqué, acabas funcionando de forma similar en los diferentes grupos y entornos sociales en los que te relacionas. Es como si te sintieras más cómodo/a en una forma de tratar con los demás, como si te identificaras con la idea de “yo soy así“. Quizás eres una persona que temes mucho el rechazo y por tanto nunca haces nada que pueda molestar a los demás. O quizá estás muy atento a qué pueden necesitar y corres  a ofrecer tu ayuda siempre que alguien la necesita. Quizá en los grupos te gusta presumir, ocupar una posición visible y llamar la atención. O quizá la simple presencia de ciertas personas despierta en tí ganas de quedar por encima y de desafiarles. Existen infinidad de roles que podríamos describir y que seguro que nos resultan familiares: el/la líder, el ayudador/a, el/la rebelde, el /la obediente, el/la indignado/a, el/la que pone paz, etc.

BP_ServicioQuizá creas que tú eres de esa manera determinada, sin poder cambiar,   y estás conforme con ese hecho. Pero obstinarse en ocupar ciertos roles todo el tiempo puede tener consecuencias: Alguien que es capaz de hacer cualquier cosa por ser aceptado por el grupo, a menudo no estará atendiendo sus propias necesidades. O si una persona necesita tener siempre una posición de poder en los grupos en los que está, es inevitable que acabe chocando con las otras personas más de lo necesario.

pitufo_filosofoEstos roles los ocupamos en la familia, en el trabajo, con la pareja… y detrás de nuestro apego a representarlos hay un gran miedo, que puede ser consciente o inconsciente, a salirse del rol, temiendo que esto implique unas consecuencias nefastas, que a menudo solo ocurren en nuestra fantasía. Muchas personas acuden a terapia cuando empiezan a darse cuenta del daño que les hace ocupar siempre el mismo rol en su familia, grupo o pareja. Abandonar progresivamente nuestros roles neuróticos nos abre a vivir las situaciones de una forma más creativa y sana, y abriéndonos a disfrutar de todas las diferentes posibilidades de nuestras relaciones y del momento.

Y tú, ¿qué roles juegas?